fbpx

Estrés: Cómo decir que NO, cuando emprendes.

Se suele decir que el estrés es bueno. la adrenalina aumenta, trabajas más rápido y cumples tus objetivos. Si bien esto puede ser así, nadie debiera vivir bajo esta situación, dado que arriesgamos nuestra salud. Y cuando uno emprende, la salud es una de las cosas más importante, porque si nos enfermamos ¿Quién nos va a reemplazar?

Hoy, en el Día Mundial de la Salud, queremos tenderle la mano a los emprendedores que hoy no están disfrutando de lo que hacen producto del estrés. Para ello identificamos 4 formas para controlarlo, reducirlo o prevenirlo. Porque sí, es uno quién debe tomar las medidas necesarias para volver a disfrutar de lo que hace.

#1 Cambia algunos hábitos.

El ser tu propio jefe puede llegar a ser muy abrumador, porque todas las responsabilidades y decisiones recaen en tus hombros. Pero ojo, que esto también tiene muchas ventajas, puesto eres tú quien puede y debe poner los límites. ¿Hasta qué hora trabajo? ¿Cuándo paro? ¿Qué cosas puedo no hacer?

Te sugerimos considerar lo siguiente:

Define cuales son las horas del día donde más rindes y planifica en ese horario las tareas más difíciles. Usa tu tiempo de forma inteligente. Planifica y rinde lo mejor de ti cuando estés en el mejor momento. Y si vas a trabajar por muchas horas, haz pausas cada 30 minutos. Camina por la pieza, anda por un vaso de agua o simplemente respira.
Aléjate de los pensamientos estresantes. Cuando uno está pasando por una situación de este tipo tenderá a pensar cosas como: “No alcanzaré”, “es mi culpa, pude haber hecho las cosas de distinta forma”, “no sirvo para esto”. Estas son creencias erróneas producto de razonamientos emocionales del momento, que sólo te harán perder el foco y el tiempo. Cuando te pase esto, piensa en la solución y ve por ella.
¡Delegar, cuánto nos cuesta! Antes de emprender no comprendía porque esto era tan difícil. Ahora entiendo que es porque uno cree que nadie lo hará mejor. Pero siempre hay cosas que podemos delegar a otro, por muy pequeña que sea, todo resta. Haz una lista de todas las cosas que haces día a día y seleccionar cuáles no son necesario que hagas tú. ¡Ahí lo tienes! Busca a alguien que pueda hacerlo por ti.

#2. Date espacio para otras cosas.

Uno de los errores que uno suele cometer al emprender es dejar de lado la vida personal. Y es que claro, cuando uno está partiendo sobre todo, son tantas las cosas que tiene por hacer que ocupan todo el día. Si esto te está pasando, debes buscar el espacio para hacer una actividad de ocio o social: Sal a dar una vuelta, planifica hacer un deporte en una de las horas que tienes menor rendimiento, usa alguna técnica de relajación, sal con amigos o dedícale tiempo especial a tu pareja. No importa lo que escojas, respétalo. El trabajo deberá esperar, porque tu salud mental siempre es más importante.
Darte tiempo para ti nunca será una pérdida de tiempo, porque te hará sentir mejor al hacer todas las otras cosas.

#3. Pon atención en la alimentación.

Si bien comer saludable es un hábito que debiéramos tener siempre, cuando estás pasando por un momento de estrés, debes poner más atención en evitar algunos tipos de alimentos cómo por ejemplo: las grasas, el café, el alcohol, el azúcar y la sal. ¿Por qué? Porque son alimentos que aumentan la ansiedad y hacen más lenta tu digestión, lo que hace que el cuerpo trabaje mucho más, lo que generará aún más cansancio.

Si trabajas desde tu casa, planifica con tiempo que vas a comer. Recuerda incluir colaciones entre cada comida, pueden ser frutos secos, una barra de cereal, gruta o yogurt. Más allá de lo que escojas, lo importante es que nunca debes pasar muchas horas sin comer puesto esto además de aumentar la ansiedad, facilitará que subas de peso. ¡Si es necesario pon alarmas!

¿Qué alimentos te hacen bien cuando tienes estrés?

Vegetales de hoja verde, cítricos, chocolate, avena, yogurt. Incluso el vino, siempre y cuando sea solo una copa.

#4 Tener siempre un plan de acción.

El estrés muchas veces se produce por situaciones que ocurren cuando menos lo esperabas: El proveedor no llegó, se cayó un evento, se venció una fecha de pago, etc. Para prevenir el estrés es muy importante que consideres todo lo que podría pasar y ya tengas un plan para responder a cada cosa de la mejor forma posible. Cuando controlas la situación y sabes que hacer, tu cuerpo responderá de la mejor manera. Quizás las primeras veces sufras, pero lo importante es que aprendas y corrijas para futuro.

¿Te hacen sentido estos tips?

Si has aplicado otro y te resultado bien, ¡compártelo con otros emprendedores!. Más de alguno te lo podría agradecer.

Imágen: Hand image created by Katemangostar – Freepik.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda
    WhatsApp ¡Chatea con nosotros!